lunes, 10 de marzo de 2008

Pasión canalla








El capitán Talabarte, en su ardua singladura, ha recalado en un puerto que difícilmente olvidará. Llegué a Rosario tras un viaje de 23 horas y allí estaba Marcelo esperándome en la terminal. Saludos, parabienes, reencuentro con Horacio , presentación de Daniel y a navegar al río. Rosario es una agradable ciudad de poco más de un millón de habitantes que , al no tener atractivos turísticos, es muy tranquila y se puede ver de verdad cómo es la vida diaria de los argentinos.





El Paraná es el emblema de Rosario ( aparte de ser la cuna dse la bandera y de3 albergar a Rosario Central, tema del que hablaré después) . Gran río por el que se accede a una serie de islas en las que te encuentras aislado de la ciudad; un auténtico remanso de paz. Una preciosa mañana en la que disfruté del paseo, las vistas, el sol y la compañía.







Por la noche pantagruelica parrilla en casa de unos amigos. No se puede describir con palabras el ambiente y la diversión que hubo.



De todas formas yo ya no me extraño de nada después de leer noticias en la prensa como ésta.


Visita al centre català de Rosario, toda una institución en la ciudad:





Hubo también tiempo para unas copas en el bar privado de Daniel, todo un lujo.




Y por fin llegó el día tras el cual hay un antes y un después en la vida del capitán Talabarte. Fui a la cancha de Rosario Central para ver un partido contra Colón. Esto sí que no puede describirse con palabras, hay que vivirlo. La hinchada de Central son los llamados canallas , y a ellos nos unimos para disfrutar de una divertida tarde de fútbol.




video

También hubo tiempo para conocer a las estrellas locales del rock and roll:



En el apartado gente guapa-guapa gente, no hay ninguna duda, Horacio, Daniel y Marcelo se encargaron de que no me faltara de nada y de que la estancia en Rosario fuera de lo más agradable. Gracias!




En cuanto a ilustres capitanes, tuvimos el privilegio de navegar al mando del capitán Horacio Rupión, que con mano firme nos llevó a buen puerto.



Sólo me queda agradecer a la gente de Rosario su amabilidad y sus ganas de charrar y hacerle agradable la estancia al gallego.

De aquí me fui a Buenos Aires para pasar mis tres últimos días.
Ésta es una vista nocturna de la avenida Corrientes.
Allí me encontré con varios habituales de este blog:





Por supuesto visita y paseito por San Telmo:


Y también partidito de fútbol en la Bombonera: Boca Juniors Vs Independiente. No es Rosario Central, pero no estuvo mal.

Y para acabar, copita en el Café Tortoni, toda una institución en plena avenida de Mayo.



Aquí acaba el blog de este viaje que tanto he disfrutado. Espero que también lo hayáis disfrutado vosotros. Gracias a todos los que habéis visitado el blog, hayáis escrito o no. Aunque espero que en el próximo se anime más gente a dejar sus comentarios.



Como siempre, he visto más cosas de las que puedo recordar, pero recuerdo muchas más cosas de las que he visto.

martes, 4 de marzo de 2008

Península Valdés

Tras 24 horas de autobús y 1600 kilómetros de amneno paisaje




llegué el sábado por la mañana a Puerto Madryn. Esta ciudad está en la provincia de Chubut y es el extremo norte de la Patagonia.



La ciudad sirve como base para visitar la península Valdés, reserva de orcas, ballenas, pingüinos, elefantes marinos, lobos marinos y diferentes aves. El domingo lo pasé visitando Punta Tombo , donde avisté delfines de Masgallanes , lobos marinos y la mayor reserva de pingüinos de Sudamérica, hay unos 600.000. De todas formas ésta no es época ni de orcas ni de ballenas.






Como veis la convivencia entre pingüinos y guanacos es armoniosa.






Por la noche gran asado que nos cocinamos entre unos cuantos en el hostel. Estaba excelente y el vino era de categoría. Por suerte uno de los que se apuntaron a la fiesta era argentino y él se ocupó de la parte técnica. Son unos artistas de la carne! La fiesta duró hasta altas horas.

El domingo fui a la Península. Embarqué para visitar una colonia de elefantes marinos y cormoranes. Los elefantes se pasan el día tirados dormitando. Sólo para cazar mueven su pesado cuerpo hasta el mar, donde son mucho más ágiles.

Luego estuvimos recorriendo la península hacia el norte viendo más colonias de elefantes marinos y algún armadillo (Siempre recuerdo el guiso de armadillo que comí en Guatemala mmmmmmm)



En el apartado gloriosos capitanes: Diego, que capitaneó el barco durante el avistamiento de los elefantes marino. Firme en el timón y la vista en el horizonte.



En la sección gente guapa- guapa gente: Anne , una danesa muy simpática con la que estuve haciendo unas risas y alguna clase de español.

Dos cracks madrileños y una amiga argentina. Mu bien salaos


Ahora estoy haciendo tiempo para coger un autobús que, tras 22 horas desparramará mis despojos en Rosario. Allí me espera Marcelo. Muchos ya conocéis a Marcelo, rosarino de pro e incondicional de Rosario Central ( aparte de algún que otro equipo que prefiero no nombrar). Los que no lo conozcáis podéis pinchar a la derecha el enlace megachun. Además de alguna fiestecilla, está programado un partido de su amado Rosario Central. En la próxima os contaré la aventura rosarina. besitos

PS.- Jordi, sólo quedan 13 días......